• paula andrea tavera gonzalez

Río Tutunendo: La puerta de entrada al corazón de la naturaleza chocoana

Actualizado: 14 de sep de 2020


Evadir las calles agrietadas y angostas para cuidar el paso de bicicletas, motos cargadas con bultos y peatones para salir del centro de Quibdó, es el camino al corregimiento de Tutunendo. A tan solo 14 kilómetros de la ciudad, por la vía Quibdó-Medellín, se encuentra este mágico lugar que se refugia entre la frescura de su naturaleza y la calidez de sus habitantes.


Al bajar del bus que aún vibraba por los ritmos de la música, iniciamos la caminata por un sendero empedrado hacia las orillas del río; el cual nos esperaba, pues el fuerte sol era más una alerta de lo refrescante que estaría al agua para aliviar las altas temperaturas. La escalera para bajar hacia las chalupas era de tablas flotantes sobre lodo, allí nos esperaba Florentino, Ramón Macario más conocido como Gusano y un niño de unos 8 años, quienes son los guías en el recorrido por el río hacia las cascadas Sal de Frutas y Paloquema´o.


El río Tutunendo significa río de aromas o fragancia en la lengua Emberá, su gran acogimiento permite divisar la naturaleza en su más brillante esplendor. El recorrido a las cascadas es de unos 15 minutos aproximadamente, en donde no solo el sonido de las chicharras y las corrientes de agua fresca acompañan, sino que Gusano y los demás canoeros deslumbran a los visitantes con anécdotas de su familia y sus experiencias en los años en que este territorio fue golpeado por la violencia, pero también por la valentía de hombres y mujeres en su lucha por un espacio y trabajo digno.


Ser canoero es una tradición en este lugar y merece lo mejor, pues de generación en generación se ha enlazado un fuerte compromiso con el respeto del medio ambiente. Afirman que es sencillo enseñarle a los más jóvenes, pues es un trabajo que se disfruta por el placer de brindar nuevos conocimientos a los visitantes sobre la magia del departamento del Chocó.




La cascada Sal de Frutas fue parte de una hidroeléctrica en los años 70 pero hoy en día es el punto central del recorrido en chalupa, pues su aroma, sonido y tranquilidad brinda una calurosa bienvenida a quien se presente. En este mismo horizonte, la cascada Paloquema´o reúne la diversión en el tobogán natural que ofrece en un costado, el cual es cubierto naturalmente por árboles de un verde majestuoso. Las risas nunca faltan cuando entre todos nos turnamos por subir a él, sin pensar en lo curiosa que será la bajada.


El corregimiento y el río Tutunendo son la puerta de entrada al corazón de la naturaleza chocoana. La agricultura, pesca e intercambio comercial y cultural del territorio reúne la consciencia ambiental y la magia del departamento.



23 vistas0 comentarios